inicio,  Patrimonio Cultural

George Bonsor y Hornachuelos

La arqueología a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, era una ciencia que estaba comenzando a desarrollarse en Andalucía gracias a hispanistas como el francés George Bonsor y el alemán Adolf Shulten. El legado de la mítica civilización de Tartessos obsesionó a ambos, pero el alemán llegó a pensar que la había encontrado en el parque nacional de Doñana. Sin embargo, Bonsor a pesar de investigar sobre tartessos, también profundizó en la protohistoria y en la riqueza monumental de la bética romana. Las investigaciones de Bonsor fueron anteriores a las de Shulten, y en sus expediciones por el valle del Guadalquivir nos legó importantes aportaciones para nuestra historia y nuestra arqueología.

Bonsor entre los años 1889 y 1901 realizó varias expediciones a lo largo del río Guadalquivir divididas en varias campañas. La primera describe los vestigios romanos cercanos al río grande, entre Córdoba y las inmediaciones de Posadas. La siguiente campaña le llevó río abajo entre Posadas y Palma del Río, para en una continuación de esta campaña, descender el Genil desde Écija a Palma del Río. En esta campaña, el historiador francés que comenzó siendo pintor, nos ha legado un magnífico dibujo de la ruinas de la construcción islámica de Puente Quebrado en Hornachuelos ( Publicado en su libro “The archaeological expedition along the Guadalquivir : 1889-1901 “. Disponible para descarga gratuita en : http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/es/consulta/registro.cmd?id=1040073 ).

 

Durante su trabajo de campo Bonsor realizó fotografías de esta importante obra de ingeniería, que pueden ser las imágenes más antiguas conservadas de este monumento de Hornachuelos. Estas fotografías (cinco en total de Hornachuelos ) se conservan en el Archivo General de Andalucía, dentro la colección documental del legado George Bonsor. También realizó fotografías del puente de tres arcos que se conserva en el río Guadalvacarejo (conocido en Hornachuelos como el Cambuco ).

 

 

Sin embargo, Bonsor prestó gran importancia a un yacimiento arqueológico importante y desconocido en Hornachuelos. Este lugar histórico está situado en las inmediaciones de la cañada real soriana a su paso por la zona de Paterna. En este pie de sierra se encuentra una de las mayores canteras romanas del valle del Guadalquivir. Esta explotación de piedra para realizar prensas de piedra y columnas, es similar a la que se encuentra a pocos kilómetros de distancia pero en el municipio de Posadas, y que recibe el nombre de cantera honda.

 

La cantera romana de Paterna constituye un importante espacio monumental que fue objeto del interés de George Bonsor, como queda patente en las fotografías que reproducimos en este artículo.

 

Los grandes bloques de piedra tallada que se conservan, dan muestra de la intensa actividad que tuvo esta cantera. Algunas de estas piezas parecen ser prensas de piedra destinadas a molinos de aceite. Por la rareza y buena conservación de estas piezas, y la importancia del yacimiento, se debería facilitar la visita a los investigadores y realizar un estudio de profundidad. Para muestra de la monumentalidad de este lugar aportamos las fotos que Bonsor realizó de este lugar.

Un artículo de Emilio J. Navarro Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *